Cómo sonar más fuerte, vol 1

Primera parte de éste tutorial destinado a que tu música suene… cómo decirlo… ¿más fuerte? Si sigues pensando que es un problema de volumen y al subirlo te das cuenta que por ahí no vas bien, es que aún no dispones del conocimiento necesario para mejorar tu mezcla y llevarla donde quieres.

¿Preparados? En el Planeta de los DJs, vamos en serio. Si quieres ir a más, éste es tu sitio.


IMPORTANTE

En caso de que no tengas disposición para aprender deja de leer. La cultura del todo hecho sin esfuerzo no crea mejores DJs, en todo caso, sólo hace productos que aparecen igual de rápido que desaparecen, no existen los atajos ni los caminos cortos.

Paso a paso, avanzando firme y seguro. Es exactamente a lo que te invitamos. En sonido, a pesar de que parece todo muy simple, en la realidad no lo es tanto. Quizás no quieres aprender técnicas ni leer, mucho menos digerir y depurar el conocimiento, simplemente quieres sonar cómo tál o cuál… permítenos que te pinchemos el globo: ellos no suenan así, lo hacen sonar así para ellos.


Vamos a abordar un problema bastante frecuente y recurrente en muchos casos. ¿Porqué no suena tan alto cómo quiero? ¿Porqué parece que la mezcla tiene flojera? ¿Porqué le falta pegada? ¿Cómo se hace para sonar de determinada manera?

Cómo sonar más fuerte | Parte 1

A menudo escucho y leo en diferentes redes sociales y foros que muchos (especialmente los principiantes) se quejan de que sus mezclas suenan con falta de volumen o consistencia sonora. Como se imaginaran hay variadas respuestas y sugerencias, como técnicas que a algunos productores les resultan en satisfactorios resultados.

Pero maximizar el volumen de un tema no sólo presume empujar a tope el botón Gain. Hay algunos trucos interesantes a la hora de comenzar a componer/producir que nos ayudarán a la hora de conseguir el volumen máximo. Aunque en este artículo apuntamos a tratar de como mezclar para obtener el máximo volumen en nuestros temas, y no de masterizar para lograr ese resultado, ambas facetas están vinculadas. Existe una constante sobre todo en la música electrónica a sonar lo más fuerte que se pueda que en algunas ocasiones el volumen de las grabaciones llegan a comprometer la calidad del audio por no mencionar la dinámica.

Tratar de conseguir el volumen máximo en la etapa del mastering es a veces un tanto equivocado, ya que unos estilos musicales tienen más volúmenes que otros en función de cómo se produzcan. Por ejemplo, no es muy lógico que un tema soft con guitarra acústica, iguale o supere los niveles de una banda de heavey metal. Los valores del tema en cuestión han de administrar ese tipo de decisiones que suelen establecerse en cada proceso.

Si nuestros valores exigen una grabación que pugne en volumen, al menos en parte, los resultados viables del mastering dependerán del modo en que un tema ha sido compuesto, arreglado, producido y mezclado. Cada productor ha de controlar en algún el volumen de su mezcla. Tenemos aquellos que buscan que su música suene lo más fuerte posible, y los otros que buscan usar contraste de dinámica a su favor.

Los primeros encontrarán valor inmediato en cualquier tecnología o técnica que les ayude a obtener un sonido con volumen sin comprometer el audio. Por otra parte, los segundos han de enfrentarse con las limitaciones que tiene la tecnología actual en los pasajes de menor volumen y además dominar el arte de maximizar el volumen. El premio a esto es la capacidad de operar en ambos extremos para explotar al máximo el rango dinámico a su disposición.

Por lo tanto, mientras más domines el volumen percibido, mejor dominaras la claridad y separación en una mezcla, incluso cuando algunos elementos de la misma tengan un volumen inferior.

La pregunta que se nos viene a la mente es ¿Por qué tanto volumen?

Podríamos asegurar que una mezcla con volumen tiene beneficios aleatorios. Nuestros oídos prestan más atención a los sonidos fuertes. Además la repuesta no lineal de nuestra escucha produce que la música más alta tenga más detalles en las frecuencias graves y agudas. También ayuda mucho con el impacto, puesto que la música que presenta unos graves y agudos claros se percibe con más presencia y tamaño. Cabe señalar también que la exposición continua a altos volúmenes de sonido provoca daños irreparables al sistema auditivo. Por eso depende de nuestra habilidad de brindar la impresión de un sonido con volumen a niveles más moderados es un paso importante para retener un nivel de ese impacto pavoroso sin sus peligros asociados.

Existen varias maneras sencillas de generar un sonido fuerte. Por ejemplo podemos probar utilizando varios plugins de distorsión en forma moderada, aquí lo difícil es lograr que suenen de manera natural. Los efectos secundarios inevitables de las señales sobre procesadas tienden a ocultar la efectividad de la mayoría de los efectos relacionados con el volumen, aunque utilizados en pequeñas dosis pueden funcionar.

Es importante tener en cuenta que el volumen percibido es una experiencia bastante subjetiva que va más allá de una cuestión de decibelios producida por un dispositivo de audio. El volumen que percibimos en un sonido depende de varios factores, que a menudo pensamos que no tienen relación entre sí. En parte esto se debe a que nuestro cerebro tiene un papel importante en el proceso auditivo, que nos conduce a ese misterioso campo de investigación llamado Psicoacústica.

En este sentido, el volumen percibido es muy difícil de prever o medir. Gracias a esto es que podemos aprovechar algunos trucos que nos ayudarán a obtener el máximo volumen usando el mínimo porcentaje de techo dinámico. Si controlamos cómo funcionan en una mezcla diferentes elementos seremos capaz de optimizar ese headroom global de la misma, facilitando así la tarea del mastering.

Hablemos de la técnica de apilar frecuencias.

Utilizar el contenido de frecuencia que tiene un sonido para determinar su afinación y timbre juega un papel destacado en el volumen que tiene ese sonido. Los compositores de siglos pasados se servían de tener varios instrumentos sonando al unísono (es decir reproduciendo las mismas notas al mismo tiempo). Hoy podemos llevar esta técnica de capas a terrenos insospechados para nuestros antepasados, incluso si hablamos de los drums si los doblamos con otros instrumentos percusivos se benefician de esta técnica. Para obtener resultados óptimos podemos utilizar capas basadas en su contenido armónico. Por ejemplo si nuestro redoblante ó Snare necesita más graves busquemos una capa que contenga esa frecuencia.

Asimismo, si añadimos una capa con mucha amplitud estéreo, lograremos que nuestro tema suene más grande. Aunque no le concedas mucho volumen una capa ancha, favorecerá a la mezcla completa. El ambiente de su posición en el campo estéreo permitirá introducir una nueva capa de menor amplitud que mejora la percepción del sonido en cuestión. Esta técnica funciona muy bien utilizada con amplias capas de percusión agregando brillantez y sustancia a las pistas de batería.

En la próxima entrega trataremos con ejemplos gráficos lo anteriormente expuesto y te ayudaremos a conseguir ése sonido que buscas.

0 0 votes
Vota éste artículo
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Compártelo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x